Comunicación no verbal que lastima

publicado el Mar 29 2017 por clocatalinalopez

caras

El olor a chocolate era latente en el lugar, imaginaba que provenía de una bebida caliente y provocadora. Era tan empalagoso que en mi mente podía ver una taza de chocolate llena de malvaviscos y espuma en exceso. Ya era suficiente con el olor. Me senté y pedí un té sin azúcar. Todo parecía muy dulce, menos la mirada de quien traía mi té. Realmente nunca me miró, y al preguntarle por algo de sal, la respuesta fue ninguna, acompañada de unos ojos volteados que todavía recuerdo. Yo necesitaba un espacio amable, y llegué al lugar equivocado. Al parecer la mesera, tanto como yo, queríamos salir corriendo a cualquier lugar en busca de muchas sonrisas, dulces.

La comunicación no verbal es la que se vale de gestos, posturas y sonidos. La forma de caminar, la mirada, la sonrisa, la risa, el llanto, la forma en cómo nos sentamos, cómo ubicamos los brazos. Es todo un mundo. Lo mágico es que no necesitamos estudiar nada en absoluto para usarlos. Pero si necesitamos mucho para entender que pueden lastimar, y que deben ser usados a nuestro favor. Ojalá les demos poco uso, porque lastiman tanto como las palabras. Acciones chocantes que entendemos. Cabe anotar que una persona que sea muy gestual, se nota poco elegante y poco educada. Dejemos entonces que sean los jóvenes quienes derrochen gestualidad, mientras son conscientes de lo feo y de mal gusto que es para las personas.

Existen por ejemplo muchos gestos y sonidos de desprecio. Como por ejemplo voltear los ojos, hacer muecas o formas con los labios de descontento. Levantar las cejas en forma despectiva. Sonidos de desaprobación como chistando… y aquí hago hincapié!  Los niños copian los gestos de la persona con la que más tiempo están. Así que debemos tener mucho cuidado con todo lo que sin querer les estamos enseñando.

La risa puede ser la gloria o la villana. Debemos saber usarla para no lastimar. Una risa en un mal momento puede herir demasiado. Y si es en público… ni hablar. Aunque no todos le tememos al ridículo, que sea porque lo hagamos a nombre propio y no porque otra persona nos ponga en situación de ridículo. No es necesario ganar batallas de poder poniendo en ridículo a nadie.

Levantar la voz, o en su defecto gritar o hablar en tonos humillantes genera muchos quebrantos en cualquier relación. De hijos a padres, de padres a hijos, entre esposos, entre amigos, entre jefes y empleados. No es necesario gritar para que todos sepan que soy la autoridad. Puedo hacer grandes castigos en casa sin levantar la voz. Puedo tener una discusión interesante sin gritar. Mi punto de vista se escucha con más claridad cuando me muestro tranquila. Lo que llaman: Inteligencia emocional.

Controlar e imponer son acciones que asfixian a cualquiera. Llamar demasiado, preguntar demasiado. Querer controlarlo todo y a todos nunca funciona y causa mucho sufrimiento. Además la mentira empieza a ser el mecanismo de defensa de quien se siente atosigado, controlado y vigilado. Sentir el encierro que causa una persona con sus acciones también lastima demasiado.

El tener una relación, sea de noviazgo, de matrimonio, de amistad, o por el hecho de ser el papá o la mamá; no nos da la posibilidad de entrar en la intimidad de los demás. Quiero hacer con una anécdota, un paréntesis para ejemplificar. En un matrimonio construido por un hombre mayor celoso, y una mujer joven, bonita y emprendedora: él le ordenaba que cuando entrara al baño dejara la puerta abierta. Lo hacía con el fin de vigilar que no chateara con nadie a escondidas. Es posible que no podamos entrar ni siquiera al baño solas y tranquilas? Es vida eso, acaso? Abrir cajones ajenos, y tratar de entrar forcejeando a la intimidad de alguien, puede ser tan violento como un golpe.

Desde el trato conocemos a las personas. Si quieres ahondar en una persona, sugiero que la escuches hablando con sus padres, mejores amigos y hermanos. Es la única manera de conocer qué tan amable, dulce y cercano puede ser. O por el contrario, conocer su lado más oscuro. Si el chico que te gusta le grita a la mamá, le habla de manera despectiva o con pereza… Sal corriendo! O volando si es posible! Lo que te espera, es peor. Sin exagera, elevado al 150%.

Cuida mucho tu comunicación no verbal. Y darle importancia a las personas, te hará más importante e interesante!

gestos