Técnicas para hablar en público. Etiqueta y protocolo.

publicado el Mar 15 2017 por clocatalinalopez

El camino de un líder siempre es diferente. Incluso entre líderes las experiencias pasan de manera particular y diferente también. Creo que empecé a buscar liderar, cuando me vi ensanduchada por dos hermanos. Soy la del medio y aunque seguramente las cosas no pasaban como las veía, sentía que había más atenciones para el menor por menor y para la mayor por mayor. Supongo que por el hecho de querer llamar la atención, empecé a liderar, más que en casa, en mi colegio. Pero no sabía cómo hacerlo. En segundo de primaria llamaron a mis padres a informarles que yo estaba armando un sindicato en el salón… No creo que tuviera idea de eso, pero solo nombrarlo era escandalizante para las monjas que acompañaron mi educación. Al ver que eso no me funcionó intenté otras estrategias, que tampoco funcionaron. Realmente fui muy rebelde y nunca logra nada. Recuerdo que quise ser representante de grupo, secretaria de la personera, y algún que otro cargo por ahí sin éxito. Solo logré ser líder bailando y con poco esfuerzo lograba sobresalir, es lo mío realmente. Al llegar a la universidad a estudiar con hombres que era completamente nuevo para mi, y después de muchos fracasos con mi liderazgo, me disminuí. Hablar en público era más o menos lo más aterrador que podía pasarme. Cuando me lanzaba al ruedo a dar opiniones hasta la voz se me quebraba y las ideas se me combinaban… era terrible. Y así fue siempre, hasta que terminé y empecé mi vida laboral en empresas grandes y pequeñas. Cuando ya me hice más fuerte desde el conocimiento, empecé a tener voz, encontré que podía persuadir y podía llevar mi mensaje más lejos. Me independicé y empecé a trabajar como asesora de imagen. Mis reuniones ahora eran para acordar conferencias. Todavía recuerdo mi primera conferencia. Con las tripas amarradas, la voz tímida y un montón de información importante que me sirvió para sacarla del estadio ese día. Ahí entendí que la seguridad se centra primero que nada en el conocimiento. Ahora bien, los aspectos a tener en cuenta para hablar en público son:

1. Tener todo planeado y organizado: La presentación, el tiempo exacto que te vas a tomar, y conocer el tema al derecho y al revés.

2. Empezar con una historia para romper el hielo. Siempre funciona y lograrás que se relajen los asistentes y tu como ponente.

3. Antes de empezar, respirar fuerte y profundo. (Sí con el micrófono, que todos escuchen) La audiencia hará lo mismo y verás cómo cambia la atmósfera.

4. Moverte. Mover las manos o caminar en el lugar funciona para mantener atenciones. Como todo, no hay que exagerar.

5. Definir qué método vas a utilizar en la conferencia:

– Informativo: Cuando la información es nueva. Debe ser claro y conciso.

– Persuasivo: Cuando necesitamos convencer. De una idea, un producto, un servicio.

– Entretenimiento: La finalidad solamente es de diversión.

6. Usar la voz en diferente volumen. Hablar duro y reírnos a carcajadas, o hablar en voz baja, contando anécdotas o historias graciosas o edificadoras.

Luego de dar muchas conferencia sentía mucho cansancio, casi no quería hablar después de hablar cuatro horas seguidas, y encontré que es necesario saber respirar, y ubicar la voz en el estómago y no en la garganta.

1. Aprender a respirar como los bebés desde el estómago. Se logra, haciendo ejercicios. Por ejemplo te acuestas boca arriba y pones un libro medianamente pesado en tu estómago. Respira subiendo el libro con tu estómago. Muchas veces.

2. Trotar mientras cantamos una canción intentando no perder la afinación.

Lograremos una buena exposición cuando imaginamos que solo le hablamos a una persona, y que estamos sentados en el sofá de nuestra casa. Si el tema te gusta sobremanera, lograrás contagiar esa pasión! Ahora sí, a hablar en público!

Eva Máñez